jueves, 24 de febrero de 2011

El poder de la cruz de Cristo

EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS LA JUSTICIA DE DIOS
¿Cómo puede Dios, perdonar al pecador, y al mismo tiempo ser justo?
He aquí el gran dilema, un problema del tamaño del mundo. “Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate. (Porque la redención de su vida es de gran precio, y no se lograra jamás) Salmos 49:7-8. Job dice: “Respondió Job, y dijo: Ciertamente yo se que es así; ¿Y cómo se justificará el hombre con Dios? Job 9:1 Job 15:14; 25:4. ¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado? Proverbios 20:9. Si Dios es justo, entonces él no puede perdonarme, o si Dios aplica su justicia entonces tiene que enviarnos al infierno y punto. Porque dirás porque todos nosotros somos pecadores. Dios es un Dios Santo, él no tolera el pecado en su presencia, el aborrece todo pecado, El no puede pasar por alto mi pecado sin sufrir las consecuencias, la paga del pecado es la muerte. Así que estamos en serios problemas. Dios no puede violar su propia santidad y justicia, él demanda la muerte del pecador, la justicia de Dios tiene que ser satisfecha. “El que justifica al impío, y el que condena al justo ambos son igualmente abominación a Jehová” Proverbios 17:15. Si un juez perdona, o deja sin castigo a un criminal entonces este juez es un corrupto, inmoral y peor que el criminal, porque Dios lo dice en su palabra. Entonces como Dios puede ser justo sin ser el mismo una abominación. Dios mismo nos dio la respuesta. LA RESPUESTA SE ENCUENTRA EN LA PERSONA DE JESUCRISTO. Jesús al morir en la cruz, pago la pena por el pecado, el castigo fue sobre él. Toda la ira de Dios, la maldición de Dios, y el castigo por el pecado fue llevado por Cristo en la cruz, de esta manera la justicia de Dios quedo satisfecha e hizo posible la reconciliación para todos aquellos que confían en Jesús. (Romanos 3:21-31. 1 Juan 2:1-.

 EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS EL PODER DE DIOS PARA SALVACIÓN

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”. Romanos 1:16-17 “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros es poder de Dios. Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios  salvar a los creyentes por la locura de la cruz. Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios y sabiduría de Dios” 1 Corintios 1:18; 21-24. El evangelio de las buenas noticias es que hay salvación y perdón de pecados para todos. La salvación pertenece a Dios, viene de él; en su mente y en la eternidad él planeo como nosotros podíamos regresar a la comunión con él, recuerden que por causa del pecado nosotros los seres humanos nos apartamos de Dios, nacimos en pecado, muertos en nuestros delitos y pecados, aborrecedores de Dios, y bajo la ira de Dios, por lo tanto lo único que merecemos es la condenación y el  infierno. Pero Dios en su gracia, proveyó un medio, su Hijo en la cruz, el murió y satisfizo la justicia de Dios, llevando toda la maldición, el pecado y la ira de Dios sobre si mismo. Dios es él único que tiene el poder para salvarnos y perdonarnos. Y Dios ha querido hacerlo a través de la cruz de Cristo, este es su medio; no hay otro. “Y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades” Efesios 2:16; “y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. Colosenses 1:20 Para el hombre le es locura y estupidez, que Dios pueda salvarnos por medio de la cruz de Cristo, le es tontería, le es vergüenza, no lo pueden aceptar, es un insulto según ellos a su mente y a su conciencia, pero es precisamente así como a Dios le agrado salvarnos por el Cristo crucificado, y resucitado; lo que para ellos es locura para Dios es sabiduría. ¿De que nos salvó Dios?

1. Del poder de pecado y sus consecuencias. El pecado nos tenía atrapados y dominados. Éramos sus esclavos; no había forma de escapar por nosotros mismos, no podíamos romper sus cadenas por nuestras propias fuerzas, éramos sus reos eternos, pero el Cristo crucificado si pudo romper las cadenas del pecado y de la muerte, él si pudo vencer él pecado, él si pudo vencer a Satanás y sus demonios. “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la in circuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente,   triunfando sobre ellos en la cruz” Colosenses 2:13-15.

2. Del poder del infierno. El infierno es real, este lugar existe, y es de allí de donde Dios nos salvó y rescató. Quiero aclarar que Dios no hizo este lugar para el ser humano si no para Satanás y sus demonios, pero el hombre por se necedad e incredulidad, y por su rechazo a la obra perfecta de Cristo en la cruz, y por su propia voluntad está yendo a ese lugar. “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”  Mateo 25.41. (Apocalipsis 14:10-11; 19:20; 20:10;15; 21:8).

3. Del poder de Satanás. “El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados” Colosenses 1:13-14  “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestros padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” Juan 8:44; “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. 2 Corintios 4:3-4 “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo” 1 Juan 3:8. Jesús el Hijo de Dios, nos librado de las manos de Satanás; El es él único que tiene el poder y la autoridad, para romper las ataduras del diablo. La sangre derramada en la cruz obro a nuestro favor, el pagó ha sido liquidado.

 EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS EL AMOR DE DIOS POR NOSOTROS PECADORES

“Más Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8 La muerte de Cristo en la cruz es la demostración del grande amor que Dios nos tiene. La muerte de Cristo en la cruz, fue una muerte de sustitución, él murió en nuestro lugar; para que ninguno de nosotros tuviera que sufrir en el infierno por nuestras culpas y pecados. Jesús estuvo dispuesto a sufrir la cruz. Dios nos ama, pero nosotros aborrecemos a Dios. Dios nos ama pero nosotros odiamos a Dios, por causa del pecado, somos enemigos de Dios y aborrecedores de Dios. El hombre aborrece a Dios, porque no conoce a Dios. El hombre se ha fabricado su propio dios para su conveniencia, para manipularlo, para su propio beneficio. Quiero que leas estos dos textos son muy fuertes y duros, quizá no tan fácil de aceptar o explicar. Salmos 5:5 11:5 Dios dice que el aborrece a quien, al que hace iniquidad, y al que ama o hace violencia, no dice que ama al pecador, y aborrece su pecado, dice todo lo contrario. Quieres más. Proverbios 6:16-19. Romanos 9:13. Como esta escrito: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí. Nos sorprende esto de Dios.

 EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS REDENCIÓN

“En quien tenemos redención por su sangre” Efesios 1:7a  “En quien tenemos redención por su sangre” Colosenses 1:14a  Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” 1 Pedro 1:18-19;  Jesús con su muerte en la cruz, pagó el precio de nuestra liberación. Éramos por causa del pecado reos, condenados a la eternidad en el infierno, sin ninguna esperanza y modo de escapar por nosotros mismos. Ninguna persona puede pagar a Dios, por si misma su Salvación.  Los que confían en sus bienes, y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan. Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate.  (Porque la redención de su vida es de gran precio, y no se logrará jamás)  Salmos 49:6-9; “Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Marcos 8:36-37.  Jesús con su muerte, logró rescatarnos del poder de las tinieblas y de Satanás. La redención es la gran obra que Dios ha hecho para destruir los efectos del pecado. En nuestro mundo la palabra “redención” no es una palabra común y, por lo general, la gente, la gente ignora su significado. En el mundo antiguo, cuando la Biblia fue escrita y cuando la carta fue dirigida a los efesios, la palabra “redención” tenía significado. El mundo antiguo estaba plagado de guerras, y lleno de esclavos. Cuando un pueblo vencía a otro, tomaba prisioneros; estos prisioneros podían ser enviados al mercado de esclavos y, bajo ciertas condiciones, las leyes antiguas preveían la posibilidad de que un esclavo fuera redimido, fuera rescatado y sacado del mercado. Redimir significa, pues, rescatar mediante el pago de un precio.  La redención de que habla la Biblia es un acto de Dios, por el cual Dios mismo paga, como rescate, el precio que exige su santidad debido al ultraje inferido por el pecado del hombre. Rescatar al hombre del pecado ha significado para Dios un costo elevadísimo: el costo de la vida y la muerte de Cristo. La redención es el gran tema de toda la revelación, por al cual el creyente ha sido rescatado de la culpa del pecado y de las consecuencias eternas de éste.  Horacio A. Alonso.

 EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS EL PODER DE DIOS PARA PERDONAR Y LIMPIAR TODOS NUESTROS PECADOS EN LA SANGRE DE JESÚS

Jesús tiene el poder, la autoridad para perdonar y limpiar todo pecado. (Marcos 2:1-11)  Efesios 1:7; Colosenses 1:14; dice que en la sangre de Jesús se perdona todo pecado. Colosenses 2:13-15. Dice que Dios en Cristo ha perdonado todo pecado, y ha puesto en la cruz un letrero para que todos puedan leer; el pagó por el pecado ha sido liquidado por  mi amado Hijo.  1 Juan 1:7. Apocalipsis 1:5;  Dice que Jesús nos amó y  nos limpió de todos nuestros pecados. La sangre de Cristo y no el bautismo en agua tiene el poder para perdonar y limpiar todos nuestros pecados.  Hechos 22:16 dice que los pecados son lavados, invocando el nombre de Cristo. “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.  Lucas 24:46-47 dice que en el nombre de Cristo hemos de predicar el arrepentimiento y el perdón de pecados. “Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día, y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén”  1 Juan 2:12 dice que en el nombre de Cristo es como se perdona el pecado. “Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados en su nombre.  Jesús es el único que puede perdonar y limpiar todos nuestros pecados. Su sangre preciosa  tiene el poder para hacerlo.  “Y sin derramamiento de sangre no se hace remisión” Hebreos 9:22b.  Es decir, que a menos que haya derramamiento de sangre, a menos que una muerte tenga lugar, no hay remisión de pecados. La sangre preciosa de Cristo tiene el poder para perdonar y limpiar todos nuestros pecados. La muerte de Cristo en la cruz, muestra su eficacia para salvar al hombre pecador. Sí, Cristo es el medio por el cual Dios perdona todas nuestras culpas y pecados. Su sangre preciosa derramada en la cruz, tiene el poder para cubrir y limpiar todos nuestros pecados.  Cristo, mediante la entrega de su vida sin pecado, anula el poder del pecado, lo perdona y lo limpia en su sangre preciosa. La Biblia que es la palabra de Dios, no conoce otro sacrificio sino el de Cristo mediante el cual nosotros los hombres pecadores podamos ser perdonados y limpiados. El perdón de pecados es gratis en la persona de Cristo. La limpieza de pecados es en la sangre preciosa de Cristo. No hay otro Salvador, no hay otro medio, no hay otra forma de alcanzar perdón y salvación. No existe otra persona que pueda perdona y limpiar todos nuestros pecados, solo Jesús mediante su muerte y su sangre derramada pueden hacerlo.

 EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS EL PODER PARA RECONCILIARNOS CON DIOS

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación” Romanos 5:10-11 “Y todo esto proviene de DIOS, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” 2 Corintios 5:18-21 “Y mediante la cruz reconciliar con  Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ellas las enemistades” Efesios 2:16 “Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz” Colosenses 1:20 . La reconciliación con Dios es posible gracias a la muerte de Cristo en la cruz. La enemistad que había del hombre contra Dios, por causa del pecado; ha sido restablecida por la cruz de Jesucristo; vea que el texto dice haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. En la cruz Jesús tomó el castigo sobre sí y sufrió la ira de Dios que nosotros merecíamos. La cruz muestra la gracia salvadora de Dios. La gracia y la cruz, se juntan para perdonar y reconciliarnos con Dios. La cruz y la sangre de Cristo se unen para limpiar todos nuestros pecados. En Cristo hay paz y perdón. En Cristo hay amistad con Dios. En Cristo hay amor y poder.

 EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS PODER PARA PONERNOS EN PAZ CON DIOS

“Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación” Efesios 2:14, Haciendo la paz… V.15; Y vino y anuncio las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca” Efesios 2:17 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” Romanos 5:1. La paz del creyente con Dios ha sido resuelta por Cristo en la cruz. Escuche bien nada ni nadie nos puede quitar ni separar de Dios, somos propiedad del Señor le pertenecemos, él tiene el título de propiedad él es nuestro Señor y Salvador. Jesús nos ha puesto en paz con Dios, y esto nos liga a él por toda la eternidad. El resultado del perdón de pecados, es que tenemos paz para con Dios. La barrera del pecado ha sido removida. Dios ha puesto en Cristo un puente para llegar a él. Cristo en la cruz llevó sobre si toda la ira de Dios, que la humanidad pecadora merece recibir, y aquellos que confían en Jesús ya no son  enemigos de Dios ni se encuentran bajo el ardor de su ira sino que ahora están en paz con Dios. “Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él” Colosenses 1:19-22 La reconciliación con Dios trae paz con él. Esa paz es permanente e irrevocable porque Jesucristo, por medio de su muerte en la cruz logró nuestra paz con Dios. Todo aquel que ha puesto su fe y confianza en Jesús, nunca será llamado a juicio por Dios, por sus pecados; porque Jesucristo ya fue castigado por ellos; El ya los pagó, la deuda del pecado ha sido liquidada en la cruz. (Colosenses 2:13-15). “Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades”. Hebreos 8:12; “Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. Y nos atestigua lo mismo el Espíritu santo; porque después de haber dicho: este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré, añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado”. Hebreos 10:12-18

  EN LA CRUZ DE CRISTO ENCONTRAMOS EL PODER DE DIOS PARA JUZGAR

“Y de manera que esta establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” Hebreos 9.27 No todo termina con la muerte. Dios ha establecido un día en el cual Jesús ha de juzgar a cada persona que le rechazo y le desprecio. “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honres al hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió” Juan 5:22-23; “Y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre. No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; más los que hicieron lo malo a resurrección de condenación” Juan 5:27-29  “Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos” Hechos 17:31 “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en al tierra, y debajo de al tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” Filipenses 2:9-11

 En la cruz de Cristo fueron juzgados todos nuestros pecados.
 En la cruz de Cristo fueron juzgados Satanás y sus demonios
 En la cruz de Cristo fue juzgada la misma muerte

¿Quién Es Jesús para ti? ¿Qué vas hacer con Jesús? ¿La decisión que tomes en Cuanto a Jesús, determinara tu destino eterno? No todo termina con la muerte, hay vida después de la muerte, y tú un día vas a vivir por toda la eternidad en el cielo o en el infierno. Por tanto arrepiéntete de todos tus pecados, y deposita la de en Cristo. (Hechos 17:30-31. 20:21)

Margarito Elizalde
Iglesia Bautista Emmanuel
Calle CTM 1907
Col. Valle Verde

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada